"Le Voyage dans la Lune" de George Méliès

Después de la propuesta de la semana pasada, en la que veíamos una creación de autores contemporáneos sin demasiados medios, pero con una interesante idea y un eficiente uso de la técnica cinematográfica, para esta semana sugiero algo en cierta medida opuesto (al ser muy antiguo y con una inversión altísima), la que para muchos es la primera obra de ciencia ficción de la historia del séptimo arte (incluso los hay que llegan a considerarla la primera con intención de contar una historia, pero eso es más discutible): “el viaje a la luna” de George Méliès.

Esta maravilla del año 1902, muestra como un visionario unió dos de sus grandes aficiones: la magia y el teatro, para convertirlas en un modo de evadirse, una manera de crear relatos y fascinar con ello a su audiencia.



Curiosamente la vida de Méliès está unida a la de otro genio, Thomas Alba Edison, de un modo poco elegante, ya que se dice que los estudios del segundo robaron este maravilloso cortometraje (no tan corto para la época) impidiendo al francés ganar dinero en Estados Unidos con su trabajo y forzando que el final de la vida del maestro europeo estuviese, como el de algunos otros magníficos creadores, marcado por la pobreza.

Esta versión del viaje a la luna es la más completa que podido conseguir y aparentemente muestra casi la totalidad del metraje filmado por Méliès, aunque tan sólo dure poco más de ocho minutos, ya que está presentado a 25 fotogramas por segundo en contraposición a otras que al estar en 16 fotogramas por segundo se prolongan incluso siendo menos completas. Además está narrada en francés con una música de fondo similar a la que se hubiese tocado al proyectarla en su momento. Si bien considero que no es necesario entender lo que dice la voz en off, puesto que las interpretaciones hablan bien alto y claro, me parece mejor esta banda sonora que otras de música actual que proliferan por la red.

Por último quisiera añadir que aparentemente Méliès descubrió las posibilidades del cine Stop Motion por casualidad, cual burro de Iriarte; ya que se dice que mientras grababa unas imágenes se le bloqueó la manivela de su cámara con la que le daba continuidad a la acción, tras arreglarlo unos minutos después, siguió con sus tomas sin percatarse del efecto que podría tener. Al proyectarlo más tarde observó que en el momento de la interrupción, las personas que estaban en la imagen desaparecían, un autobús se transformaba en un coche fúnebre ante sus ojos y diversos objetos cambiaban de posición. Esto le inspiró muchísimo y quizás marcó uno de los más importantes hitos en la historia de la cinematografía.

Autor: Roberto Samper

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda alguna, Melies es uno de los pioneros del cine a todos los niveles. Si los hermanos Lumiere fueron los inventores del cinematografo, Melies lo fue del arte del cine en si, Y Grifith lo fue del lenguaje cinematografico.

Es tan importante Melies en el cine, que se podria decir practicamente que sin Melies, el cine no seria ni un arte ni un espectaculo. Llevo un paso mas alla el descubrimiento de los Lumiere, y fue un paso gigantesco para este septimo arte.

Su pelicula del viaje a la luna es una de las curiosidades mas simpaticas , bizarras y atractivas del los comienzos del cine. Imprescindible para entender este medio. Merecido tributo al maestro galo.

By Mister Lennon.

Roberto Samper dijo...

Gracias por tu comentario, a veces me gusta volverme hacia los comienzos del cine, el arte, la literatura... es que no deja de maravillarme como a veces con menos medios el ser humano es capaz de alcanzar las cotas más altas.
Un abrazo

Mascara de Luna dijo...

Sin embargo en la época se proyectaban 16 fotogramas por segundo, por lo que sería interesante buscar alguna versión que sin suprimir escenar, se encontrara en la velocidad real en que era proyectada la película.

Nunca me cansó de ver Le Voyage dans la Lune, realmente la obra maestra de Méliès, aunque me gustan también otras. Era un genio y el precursor del cine como lo conocemos hoy en día. Ojalá más gente lo conociera y supiera todo lo que tenemos que agradecerle. Gracias por dar a conocer sus obras. Un abrazo! Maru

Roberto Samper dijo...

Estuve buscando una con esas características un buen rato y la mayor parte de las que encontré estaban incompletas o poseían bandas sonoras actuales. Algunas tenían bastante interés, sobre todo una que estaba narrada por un fan de la obra de Méliès que leía en inglés las frases que el autor había escrito como narración de su cortometraje y añadió efectos de sonido curiosos, pero al final me decidí por esta que posee una música acorde con la época y está en francés.
Gracias por tu comentario, tienes razón en que es difícil cansarse de una joya como esta, tan significativa y llena de ingenio y pequeños detalles que descubrir.