Hable con ella

ALMODÓVAR.

A las mujeres hay que tenerlas en cuenta, recordarles,

que están vivas, que nos importan.

De la película “Hable con ella”

El domingo es uno de esos días en que junto con mi padre puedo disfrutar de películas clásicas, antiguas que te apetece ver una y otra vez. Este domingo le tocó el turno a una más moderna: “Hable con ella” de Almodóvar.

Un director que en este film se ha desviado un poco de su estilo, acomete el tema de la soledad y de la incomunicación humana. De la sensualidad.

Entrecruza dos historias de amor entre Benigno, bisexual (Javier Cámara), enfermero al cuidado de Alicia, bailarina (Leonor Watling) a la que ama. Y Marco (Dario Grandinetti) periodista que se acerca a Lidia (Rosario Flores) torera.

Comienza la película con un cuadro intenso de ballet en el Café Müller. Suena una música, de esas que sin saber por qué te entristece. “The Fairy Queen, del compositor Henry Purcell. Dos mujeres vestidas con túnicas trasparentes y con los ojos cerrados danzan sin conciencia, sin ver ni escuchar nada. Flotan, pasean su destino, cuando un joven vestido de oscuro entra en la escena, las protege de los peligros que ellas no pueden ver. En ese momento se crea el éxtasis, un deseo vivo de vida, un cortejo a la muerte, un presagio o quizás el momento de cerrar los ojos metafóricamente, para el gran sueño.

“Hable con ella” es un melodrama donde se aborda la amistad de dos hombres unidos por el dolor, la convalecencia de sus dos amores: Alicia, representa la belleza y la elegancia. Y Lidia personifica el mundo de la infelicidad, de la amargura, del amor. El mundo masculino de los toros, el valor, el miedo.

Almodóvar nos muestra ese proceso en que se apagan las luces de la existencia, cuando entras en la vida vegetativa, si es que a la vida vegetativa se le puede llamar vida, porque como dice uno de los protagonistas es el enemigo que siempre gana. Pero aquí igual que en los cuentos de hadas hay un despertar sexual, juega con el mito de la Bella Durmiente.

Una película delicada con un registro del cine mudo “Amante menguante”, en donde su personaje masculino Alfredo recorre el cuerpo desnudo de Amparo y como un niño, embrujado por su sexo, se introduce en él, en una escena perfecta, plástica. Una unión que recuerda al nacimiento de la vida pero de una forma inversa.

Nos muestra Almodóvar el Madrid bullicioso, los campos recogidos, la habitación de un hospital con su pausa momentánea y la estampa ensangrentada de una plaza de toros. Nos predispone a bucear con la mente, a analizar situaciones que se van desvelando entre temas contradictorios: mientras Benigno está contento, Marco llora, mientras Alicia sobrevive, Lidia muere. El amor de Benigno es insistente, vive porque ama a Alicia, porque habla con ella, sin embargo para Marco es un sentimiento profundo pero llevadero.

Comienza el film con un ballet triste y finaliza con ritmos caribeños entre un leve sonido de agua, alegre, eufórico con final feliz. Lo presenta así de simple, como si de la muerte se pudiera desgajar el alma y emerger la vida.

“Hable con ella” presenta un trabajo minucioso, detallista que huye de las escenas de sexo violentas, de la crueldad. Juega con la melancolía de la lluvia, de las ropas mojadas, de la soledad, del aspecto físico de Rosario Flores con Manolete.

Una cinta con buena interpretación, así como con una Paz Vega seductora y una Geraldine Chaplin como siempre natural, fantástica.

Además nos brinda una canción mejicana, de esas que tanto gustan en España y tanto gusta a Almodóvar. En este caso “Cucurrucucú paloma” cantada por Caetano Veloso, con tal sentimiento que en ese instante deseé estar junto a él. Logró ensancharnos el corazón, los sueños, invadirnos de nostalgia, de esperanza.

“Hable con ella” es una película hecha con talento que aborda la lucha por la vida, por salir de la oscuridad. Por encontrar el milagro de la luz.

10 comentarios:

Queen Galadriel dijo...

Gracias Rosario, yo no habría sabido hacerlo mejor. Haré un comentario más profundo en cuanto tenga un momento. Besitos.

luis león barreto dijo...

Magnífico análisis de una película muy interesante, una de las mejores del cine español en los últimos 50 años.

Mister Lennon dijo...

Pues hombre, buen analisis de Rosario sobre esta pelicula de Almodovar,pero no comparto la positiva opinión sobre la misma. A mi el cine de Almodovar nunca ni me ha gustado ni interesado, salvo algunos detalles y pasajes aislados de algunas de sus peliculas. En esta más concretamente, me parece que tiene cosas salvables y algunos valores a resaltar, como algunos detalles de la puesta en escena, las interpretaciones( sobre todo de Javier Camara, Grandinetti y la intervención de la siempre correcta Geraldine Chaplin) , la banda sonora y pasajes de su a veces emotiva historia. Pero como me suele pasar habitualmente con el cine de Almodovar, aqui ni conecto ni con los personajes ni con la historia, salvo en contadas ocasiones, por lo que me acaba resultado un correcto ejercicio de estilo, puesta en escena, interpretacion y demas pero que no me llega y me resulta fallido salvo en algunas contadas ocasiones.

Ahora bien, comparada con los habituales ejercicios de horterismo tan comunes en su cine ( mujeres al borde de un ataque de nervios, tacones lejanos, la ley del deseo, matador,pepi lucy y bom, todo sobre mi madre, carne trémula, la mala educación, etc) me parece quizas una de las peliculas mas resaltables y sobrias de su filmografia.

Anónimo dijo...

¿ Qué es esto? ¿Donde estoy? ¿es una pesadilla? Veo comentarios positivos sobra Almodovar. Por favor, que alguien me libere de esta pesadilla, AGHHHHHHHHHH, que asquito.

Anónimo dijo...

¿ Qué es esto? ¿Donde estoy? ¿es una pesadilla? Veo comentarios positivos sobra Almodovar. Por favor, que alguien me libere de esta pesadilla, AGHHHHHHHHHH, que asquito.

luis león barreto dijo...

cada cual puede opinar lo que quiera, se supone que éste es un foro libre

Rosario Valcárcel dijo...

Jejejeje
Primero gracias, por comentar.
Y segundo entiendo que haya críticas negativas, sin ella no tendría valor la positiva.

De todas maneras no podemos negar que Almodóvar ha transformado nuestro cine, en una burbuja que flota y flota en la empresa cinematográfica,que gusta y que triunfa en algunos sectores.

Y lo más importante para mí, podemos ser críticos, hasta castigadores cuando algo no nos gusta, pero "Hable con ella", me gustó le encontré fondo, reflexión.

Alfonso dijo...

Jamás se me habría pasado por la cabeza proponer visionar y comentar una película de Almodóvar… “Hable con ella” la vi en televisión poco después de su estreno comercial, y con el único interés de ver actuar a Javier Cámara y a la atractiva Leonor Watling… Desconocía la participación de Rosario Flores hasta que la vi en pantalla. En ese momento deseé apagar el televisor, pero la curiosidad por ver si trataba el tema de la eutanasia me detuvo… en vano, claro, pues poca reflexión encontré en esta trama… Soy un bruto insensible, ¿verdad?

Gracias Lennon por tus comentarios, los comparto en su mayoría.

Lo que por supuesto no comparto es que el cine de Almodóvar pueda ocupar un puesto destacado en la Historia de nuestro cine.

Y ya puestos, ¿por qué no? Propongo ahora ver pelis del destape, de Fernando Esteso, Andrés Pajares, Alfredo Landa, Mariano Ozores… ¡Vivan las suecas!

Rosario Valcárcel dijo...

¿Y por qué no? no es mala idea, porque aunque soy consciente de que fueron películas con malos guiones, mal hechas, cayendo incluso en el mal gusto de lo que entendemos por erotismo. No podemos olvidar que el cine representa entre otras cosas a la sociedad, por eso hay que verla siempre dentro del contexto social de aquella España.
El cine del destape contempla la provocación, el romper con la represión. Fue un indicador más de la libertad, que desembocó en el cine de Almodóvar, un cine provocativo, algunas veces pornográfico, que nos mostró y nos muestra las situaciones reprimidas del franquismo como la homosexualidad. Que puede gustar más o menos, pero que en definitiva es un cine que ha tenido eco. Y en algunas cosas aciertos, talento.

carl vader dijo...

Espero impaciente la próxima votación. No puedo hablar de esta película ya que no la he visto, pero como siga la misma línea del cine de Almodóvar de siempre, me alegraré de no verla: en su mayoría es chabacano y de mal gusto, no sé qué han visto los americanos en él, pero bueno, son americanos, qué se le va a hacer.