Christopher Lee y Peter Cushing: tanto monta, monta tanto

Con motivo de la publicación de dos libros de la editorial T Y B editores, titulados “La Hammer” Y “Christopher Lee y Peter Cushing: Los Caballeros del Horror Británico”, se me viene a la cabeza la realización de este pequeño tributo a dos de los actores más icónicos del cine de terror de todos los tiempos, Peter Cushing y Christopher Lee.

En los años 30, la productora cinematográfica Universal era la reina del terror y fue la primera en inducirnos con el terror clásico, adaptando obras clásicas como el “Drácula” de Bram Stocker, el “Frankenstein” de Mary Shelley, “El Fantasma de la Ópera” de Gaston lerux o “El Extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde” de Robert Louis Stevenson, y a la vez crear un monstruario propio con personajes surgidos de leyendas y antiguas tradiciones como el hombre lobo o la momia. Directores como Todd Browning o James Whale o actores como Lon Chaney, Boris Karloff, Bela Lugosi o Lon Chaney jr. La universal era la reina sin discusión del cine de terror hasta bien entrados los años 40, cuando las ideas comenzaron a agotarse y figuras como Lugosi y Karloff a caer en el olvido.

Después de un paréntesis en los años 50 con las adaptaciones de Roger Corman de las novelas de Edgard Allan Poe protagonizadas por el gran Vincent Price y algunos films que mezclaban la ciencia-ficción y el horror en pleno apogeo del Macharthismo (“La Mosca”, “El Increíble Hombre Menguante”, “La Mujer y el Monstruo”, “La Invasión de los Ultracuerpos”, “El Enigma de otro Mundo”, etc) una pequeña productora británica empezaba a labrarse una bien merecida reputación con algunos films de terror y suspense bastante efectivos y un repentino éxito, “El Experimento del Doctor Quatermass”. Esta productora se llamaba Hammer Films y estaba a punto de acometer el reto más importante de su carrera, llevar a la pantalla de nuevo el clásico de Mary Shelley “Frankenstein”. Para ello co sxntó con un director veterano en la casa, Terence Fisher y un par de actores no demasiado conocidos y novatos en el genero pero que resultarían fundamentales en la casa de la sangre de la Hammer, y estos no eran otros que Peter Cushing y Christopher Lee.

Cushing era un actor clásico Shakesperiano que había trabajado mucho en el teatro y la televisión británicas y había aparecido en algunos títulos del gordo y el flaco y el Hamlet de Laurence Olivier. A el se le encomendó la tarea de interpretar al desquiciado barón Victor Frankenstein. Lee, también británico de pura cepa (primo lejano del mítico Ian Fleming, creador de James Bond) y con una reputación ganada a base de participar como secundario en muchos títulos de aventuras y capa y espada (“EL Temible Burlón” y “El Hidalgo de los Mares” entre ellos) hizo lo propio con la criatura creada por el doctor Frankenstein. La película era “La Maldición de Frankenstein” e inaguro el nuevo ciclo de terror de la Hammer, que duraría hasta bien entrados los 70s. La Universal le había pasado el testigo del horror a la Hammer y con bastante éxito. En el citado film, la estética y el argumento no podrián ser más diferentes con relación al film de la universal dirigido por James Whale y protagonizado por Karloff. Si en la universal el monstruo era el rey absoluto de la función, en la hammer, lo era el doctor, dándole a la criatura un rol secundario y más bien como victima de los desatinos de su desquiciado creador.

Lee y Cushing combinaban a la perfección en pantalla y la química era de las valoradas en oro, así que de nuevo la productora británica decidió contratar al trío mágico de Fisher, Cushing y Lee en una nueva adaptación de otro clásico, el “DRÁCULA” de Bram Stocker. Y si en esta ocasión Peter Cushing encarnaba al profesor Abraham Van Helsing, Christopher Lee tenía reservado el papel estrella de la función, el mismísimo conde Drácula. Mientras que Cushing interpretaba a un Van Helsing distinguido, señorial , intrépido y atlético , Lee era un Drácula poderoso, dinámico, seductor y atractivo para sus victimas, en las antípodas del Drácula más fantasmal y aristocrático de Bela lugosi. Tanto Fisher detrás de las camarás como Lee y Cushing delante de ellas estaban creando toda una nueva concepción de los mitos del terror clásicos pasados por el tamiz de la Hammer y que pasaría a la historia.

Llegarían más secuelas de Drácula y Frankenstein, nuevas versiones de la momia o el doctor Jekill y todo ello con el buen hacer del hábil Terence Fisher y de los incomparables Cushing y Lee. Fisher ha quedado ya para la historia del genero como uno de los más brillantes realizadores británicos del cine de terror , y Peter Cushing y Christopher Lee lo han hecho como la pareja de más química y perfecta contraposición del cine de terror de todos los tiempos, a la altura de los míticos Boris Karloff y Bela Lugosi. El poderío físico de Lee era contrarrestado en pantalla por la clase señorial de Cushing. Se complementaban a la perfección. Normalmente Cushing era el heroe y Lee el villano, aunque a veces se cambiaron las tornas(“La Gorgona”, “La Maldición de Frankenstein”). Dos actores para recordar y no olvidar y un cine que desgraciadamente nunca volverá, pero que esta para ser recuperado , cosa que este quien les escribe les recomienda fervientemente. El cine de terror no seria lo mismo sin el gallardo Peter Cushing, el unico e inimitable Baron Frankenstein, Profesor Van Helsing, Sherlock Holmes y tantos y tantos míticos personajes. Y tampoco sería lo mismo sin el villanesco Christopher Lee, el uníco e inimitable conde Drácula, Monstruo de Frankenstein, doctor Fu-Man-Chu, La momia de Kharis, Baron Baskerville, Francisco Scaramanga, Saruman el blanco, Conde Dooku, y tantos y tantos otros míticos personajes. Y es ocasión para recuperar a ambos mitos bien mediante la lectura de tan excelentes libros o bien para revisar los míticos títulos de la Hammer en que ambos participaron.

Les habló Mister Lennon desde Strawberry Fields.

5 comentarios:

Roberto Samper dijo...

Muy interesante la publicación de esos libros que comentas. Hace unas semanas precisamente me sumergí en el mundo del terror clásico cuando empecé a buscar obras de otro de los maestros del género, Vincent Price, y como suele ocurrir (por suerte) en internet, un genio me llevó a otro y de Price salté a Lee y luego a Lugosi y hasta Peter Lorre estuvo por ahí con una anécdota divertidísima acerca de cómo consiguió su papel para el hombre que sabía demasiado de Hitchcock.
Me alegro de que hayas realizado este post, puesto que aparte de servirme como recomendación de alguna joya de la que no me percaté, siempre es elogiable el rescate de aquellas películas que sentaron las bases del cine actual, sea el género suspense, comedia o como en este caso, terror.
Un abrazo

Leviatan dijo...

Supuesto amigo mio...lo digo en serio, este Blog va ganando cada día en calidad.

Soy fan de películas de la Hammer y de todo lo que tenga que ver con el terror de la época

Te dejo un post sobre el gran maestro Vincent Price que escribí hace un tiempo en mi blog, espero que te guste.

Vincent Price...Actor de Terror por excelencia


Personalidad arrolladora, carismático, el actor de terror por excelencia. Vincent Price, fue un actor estadounidense, que en la época de los años 50 y 60, dejo tal huella en las películas de serie B, que hasta día de hoy no ha salido un sustituto digno que le haga sombra.

Nos dejó grandes interpretaciones en películas, tales como: La Mosca, La Casa de Cera, House on Haunted Hill, y sobre todo en películas de Roger Corman basados en relatos de Edgar Allan Poe, La Caída de la Casa de Usher, Historias de Terror, El Cuervo...joder! hay tantas y tan buenas!.

Ya en sus últimos años, se prodigó menos, pero nos dejó dos colaboraciones con su gran admirador, Tim Burton, que para mi propio goce y disfrute significa tener orgasmos de felicidad. El primero poniendo la voz en Off en un corto de Burton, titulado Vincent. Si la obra de Tim Burton ya nos deja con la boca abierta, la voz soberbia de Vincent Price nos conquista desde el primer fotograma.

La segunda colaboración es quizás, la más emotiva. Hace de inventor, creando a un hombre,...pero fallece antes de poder terminarlo, dejando al hombre con tijeras en lugar de manos.¿Como se llama la película?...Eduardo Manos-tijeras.

Vincent Price, un honor tenerte en mi mundo.

Anónimo dijo...

Me alegro que os haya gustado el post, compas. Siempre veo necesario el recordar a los maestros del cine de terror y recuperar su arte , ya que como dice Robert, ellos sentaron la base de todo lo que viene despues. Aunque lo que viene despues no es que sea muy alentador, y lo digo por la falta de ideas y la lamentable ida de olla del cine de terror actual, todo a base de repeticiones hasta la nausea de las formulas mas consabidas, mas y mas remakes tanto de titulos del terror oriental como de algunos clasicos americanos y britanicos o del enesimo psicopata matando a grupo de estudiantes quieriendo ser el nuevo jason, freddy o michael myers. Pero bueno, esa es otra historia.

Tu post sobre el maestro Price no tiene price o precio, supuesto Leviatan. Y es que que grandes han sido la Hammer, la Universal y todo este tipo de cine de terror clasico, tan venerado como añorado.

By Mister Lennon.

Leviatan dijo...

Gracias supuesto amigo Lennon. Muy bueno eso de: Tu post sobre el maestro Price no tiene price o precio...jajaja, muy bueno tío.

Se han preguntado ¿qué come Christopher Lee?...joder está viejo de cojones y el tío en plena forma haciendo pélículas y "cantando", sí, nuestro querido Dracula canta. Ha colaborado en el grupo italiano de Power-Epic metal sinfónico, Rhapsody of Fire...¿se lo imaginan dándolo todo en el escenario?

Un placer

Anónimo dijo...

No solo canta, sino como dices, ha grabado varios discos y colaboraciones varias con algunos grupos. Y es un tenor de primera, de hecho fue a lo que quiso dedicarse antes de ser actor y no lo hacia del todo mal. Y aun mas curioso, es un admirador del cante jondo en general y del fary , en particular, al que le dedico unas palabras hace poco cuando estuvo en un festival de cine en España, diciendo lo que sentia su muerte y lo que le admiraba.

Christopher Lee, genio y figura hasta la sepultura. Y es los vampiros beben sangre y nunca envejecen ni se marchitan, supuesto colega leviatan.

By Mister Lennon.