El Señor de la Noche de Gotham City

“Soy el miedo que se oculta en el corazón de los criminales, soy la tormenta que castiga la cobardía, soy el azote del mal, soy el espíritu de Gotham, soy la noche, soy Batman”. Con estas palabras, hacia acto de presencia en unos de sus primeras apariciones en el comic, Batman, el hombre murciélago. Siempre he sentido fascinación por los comics y he sido coleccionista y lector compulsivo de ellos, desde Mortadelo y Filemón al capitán trueno, pasando por Asterix, Tintin, Flash Gordon o el hombre enmascarado. Pero sin duda alguna siempre me he decantado más por el genero de los superhéroes y de los justicieros enmascarados, y provenientes especialmente de esas dos míticas editoriales americanas son Marvel y D.C. De marvel podríamos resaltar a personajes como Spiderman, el increíble Hulk, Los cuatro fantásticos, la patrulla X, Daredevil, los vengadores o el doctor extraño. De la D.C. podríamos hacer lo mismo con personajes como la liga de la justicia, Wonder Woman, Flash, Linterna Verde o el más famoso de todos ellos, Superman. Pero sin duda alguna mi favorito o uno de mis favoritos ha sido el otro personaje insignia de la casa y el más popular de la historia junto al último hijo de Krypton y al tejedor de redes marveliano, y no es otro que Batman.

Se dice que un día, Bob Kane, un joven dibujante y guionista en ciernes, acudió a la exposición de Leonardo Davinci que tenia lugar en su ciudad. Cuando vio algo en concreto, quedo fascinado e hipnotizado. Se trataba de un diseño del genial Leonardo sobre un traje de murciélago con unas enormes alas negras. También había diseñado una autogiro con alas de murciélago. Kane enseguida lo tuvo claro, corrió a su estudio y adapto los diseños de murciélago al personaje que esta creando, se trataba de un héroe enmascarado que aun no tenia nombre, pero aquellos diseños con alas de murciélago le hicieron dar con la idea definitiva, aquel héroe se llamaría Batman, y vestiría traje de murciélago orejas puntiagudas y una enorme capa en forma de alas de murciélago. Una vez dado con el germen, la historia fluyo rápidamente , y esta no podía ser más trágica y sombría para un comic: el joven millonario Bruce Wayne es testigo de cómo asesinan a sus padres a la salida de un cine y esto traumatiza su vida de una forma definitiva. Al cuidado de su mayordomo Alfred, el joven Bruce se promete a si mismo combatir contra el crimen en su ciudad, Gotham city. Un hecho resulta definitivo, cuando piensa en algún símbolo que utilizar para asustar a los criminales, se le aparece por la ventana un murciélago, y Bruce toma la determinación de vestir un traje de murciélago en su lucha contra el crimen. Para ello utiliza todo su millonario capital en formarse tanto físicamente (pasa a ser un atleta y gimnasta superdotado, experto en las mas variadas artes marciales y formas de combate existentes) como intelectualmente (estudia varias carreras y se convierte en un detective y químico superdotado) como logísticamente (a base de descartes del ejercito, crea poderosas armas y vehículos como el batmovil, el batplano, el batarang y un centro de control debajo de la mansión Wayne equipado con todos los avances de ultima tecnología, la bat cueva) y diseña y crea un traje enmascarado que representa a un hombre murciélago. Batman había nacido.

Por el día, Bruce Wayne simula ser un Play-boy millonario, arrogante y aburrido, pero por las noches se convierte en Batman, el azote enmascarado de los criminales de Gotham. En su larga lista de aliados figuran el mayordomo Alfred, el comisario Gordon o otros héroes salidos de su manto como Robin, Batgirl o Nightwing. Y no menos larga y más interesante es su galería de villanos, quizás la mejor de un personaje de comic, desde el sonriente y psicopático Joker (Kane lo creo después de ver el film “El hombre que ríe”, protagonizado por Conradt Veit), hasta la sensual y felina catwoman (Kane la creo a imagen y semejanza de su actriz favorita, Heidi Lamar), pasando por el pintoresco pingüino (creado después de ver la imagen de un pingüino fumando en una cajetilla de cigarrillos), el inteligente acertijo, el dividido dos caras, el tétrico espantapájaros, el gélido Mister Freeze, la seductora Hiedra Venenosa, el poderoso Bane, el temible Ras’ Al Ghul, el cambiante Clayface, el monstruoso man-bat, el mortal killer croc, o el desquiciado ventrílocuo. Como se ve, una colección de villanos lo más variada y pintoresca posible.


Durante años, Kane y sus colaboradores Bill Finger y Jerry Robinson mantendrían las constantes de la serie de comics, la tenebrosidad y el mundo oscuro y gótico de sus imágenes. Si bien al retirarse Kane, la serie paso por etapas más ligeras en los 50 y 60, en los 70 volvió de nuevo a la tenebrosa propuesta inicial y en los ochenta de la mano de autores como Frank Miler y obras como “la broma asesina” o “el regreso del señor de la noche”, manteniéndose el oscuro tono hasta nuestros días. Batman paso a convertirse en un icono del cómic y de la cultura popular , y claro, tenia que ser adaptado a la televisión y al cine. En el mundo de la caja tonta, se inicio con un par de seriales de escasa importancia en los 40, y llegaron los 60, el pop-art y el swinging London, y claro, se creo una serie más humorística que otra cosa basadas en la historia del caballero oscuro y su inseparable Robin. Adan West y Burt Ward encarnaban respectivamente a Batman y a Robin con más cachondeo que otra cosa y en cada episodio los villanos eran la estrella de la función, con gente como Cesar Romero como el Joker, Burges Meredith como el pingüino, Frank Gorshin como el acertijo, Vincent Price como cabezahuevo, Julie Newmar como catwoman y un montón más. La serie estaba en clave de un humor pop, ligero y sesentero en donde todo era exagerado y las onomatopeyas de los golpes que aparecían en pantalla (crack, zwan, pown), y el tema musical de la serie se hicieron megapopulares en los 60. Después hubo varias series de animación siguiendo el tono de la serie en imagen real y una espléndida serie en los 90 que recuperaba más el tono oscuro y gótico de los comics originales y ochenteros y de las películas de Tim Burton de las que ahora hablaremos.

Efectivamente, después de algunos intentos frustrados, en 1989 la Warner Brothers daba carta blanca a un joven y casi desconocido director llamado Tim Burton (con algunos trabajos en la Disney y con la simpatica película “Bitelchus” como experiencia) para adaptar al hombre murciélago de Gotham. La Warner enseguida realizó un casting cantado, el de Jack Nicholson como el perverso Joker, némesis de Batman. También consiguió a Kim Basinger para que diera vida a la periodista Vicky Vale y el propio Burton sugirió a su amigo Michael Keaton, con el que colaboró en Bitelchus, para dar vida al propio Batman/Bruce Wayne. A pesar de las muchas críticas de los fans de los comics sobre el casting del bajito y normalito Keaton para dar vida a la imponente figura del personaje de comic, este salió más que indemne de la situación y la película fue un éxito, destacando la poderosa interpretación que realizo Nicholson del Joker. El tono gótico del film, el espléndido diseño de producción y la música del mágico Danny Elfman, colaborador habitual de Burton, hicieron el resto.

Estaba cantado que tal éxito generaría una secuela. Para ella, La Warner contrató de nuevo a Burton al mando y a Keaton como héroe enmascarado. Y fichó a dos villanos de excepción, el pintoresco Danny de Vito sería el no menos pintoresco Pingüino, y la bella Michelle Pfeiffer encarnaría a la sensual y peligrosa Catwoman, bien respaldados por el inquietante Christopher Walken como sádico millonario Max Shreck. En esta ocasión, Burton se sumergió en su mundo propio y dio la espalda al comic en más de un sentido, siendo el pingüino un ser deforme que habita en las alcantarillas y Catwoman una secretaria que resucita después de una caída de un edificio para transformarse en la poderosa Catwoman, siendo los villanos los verdaderos protagonistas de la función, quedando más Batman en un segundo plano. Aun así, el diseño de producción y el mundo gótico creado por Burton fue incluso más sugestivo que en la primera parte, pero los dividendos en taquilla, si bien más que buenos, no superaron a los de la primera entrega y después de varias quejas de los encargados del merchandising de que los personajes resultaban demasiado grotescos y tenebrosos como para comercializarlos para los niños, en especial el pingüino, la Warner decidio dar un cambio para la tercera entrega y sustituir a Tim Burton y al tono de la serie en algo más familiar y ligero.

Para ello se decidieron por Joel Schumacher, un director de prestigio más o menos asentado y habitual colaborador de la casa. El film era Batman Forever y entre el nuevo casting se encontraban Val Kilmer, como un Batman más atlético y apuesto que Keaton, Nicole Kidman como una psicóloga enamorada del hombre murciélago, Chris O’Donnell como una nueva y más nueva y dura versión de Robin y dos nuevos villanos, el Prestigioso Tommy Lee Jones como el desfigurado dos caras y el histriónico Jim Carrey como el perverso acertijo. Pero la película resultó un bodrio de proporciones cósmicas debido al tono gay y colorista del director y las exageradas interpretaciones rayando lo ridículo, en especial de los dos villanos encarnados por Carrey y Jones, que poco tenían que ver con sus respetivas contrapartidas comiqueras. Y eso por no hablar de la siguiente secuela, Batman y Robin, aún peor si cabe y que incluía a un cast tan macarronico, singular y variado como George Clooney como Batman, Arnold Schwarzenegger como Mister Freeze, Uma Thurman como Hiedra Venenosa y Alicia Silverstone como Batgirl. La película tiene el dudoso honor de ser uno de los peores films de los últimos tiempos, de una ridiculez y un patetismo extremos y con los actores más perdidos que un pingüino en un desierto. El desastre fue total y la serie se estancó por unos cuantos años.

Después de varias ideas y proyectos fallidos para resucitar al murciélago en el cine, llego el brillante director Chris Nolan, autor de Memento o Insomnio, para hacerse con las riendas de la saga y empezar de nuevo, como si las anteriores propuestas no hubieran existido. El film se llamo Batman Begins, el nuevo Batman era el excelente actor galés Christian Bale y le acompañaba un reparto de excepción entre los que estaban Michael Caine como el mayordomo Alfred, Katie Holmes como Rachel Dawson, Gary Oldman como el comisario Gordon, Morgan Freeman como Lucius Fox , y los nuevos villanos , Ra’s al ghul y el Espantapájaros, eran encarnados por Liam Neeson y Cillian Murphy respectivamente, mientras que Tom Wilkinson se encargaba de dar vida al jefe mafioso de Gotham, Falcone. La película fue un rotundo éxito entre critica y público, y la secuela ya está preparada. Se titulara el caballero oscuro, volverá Nolan con casi todo el cast anterior mas algunas incorporaciones, Maggie Glihentall se encargara de dar vida a Rachel sustituyendo a Katie Holmes, Aarón Heckart será el fiscal del distrito Harvey Dent , que no es otro que el villano dos caras. Y lo más gordo, ese excelente joven actor llamado Herat Ledger será el Joker, el apayasado psicópata en una interpretación que se promete más cercana al comic que la de Jack Nicholson y en la línea del Alex de “ la naranja mecánica”. Lamentablemente, este joven actor australiano falleció recientemente y esta será su último trabajo para el cine.



Ya sea en cómic, radio, televisión, dibujos animados y cine, Batman se ha encargado de proteger a la ciudad de Gotham y a luchar contra los más variopintos villanos durante casi 70 años. Si Superman es el ser perfecto del cómic y Spiderman es el amistoso y chistoso amigo y vecino, Batman es el tenebroso, el inadaptado, el multimillonario infeliz con su fortuna, el ser torturado y tortuoso que se revuelve en la cama lleno de moratones y de terribles pesadillas repitiendo una y otra vez las dolorosas balas que le arrebataron a sus padres, el ser oscuro y gótico que parece que va a chuparte la sangre, pero lo que quiere es protegerte de payasos locos , fiscales del distrito desfigurados y felinas seductoras y violentas. Enigmático, oscuro, silencioso, siempre que avistemos en el cielo la bat señal con el bat símbolo, siempre tendremos la seguridad que el señor de la noche velará por nuestras almas en las siniestras calles de Gotham. Y nosotros seguiremos enganchados a su cruzada. Ya lo decía el mismo: “soy la noche, soy Batman.”

Les habló Mister Lennon, desde Strawberry Fields.

5 comentarios:

Roberto Samper dijo...

Me parece genial que hayas dedicado un post a uno de los más interesantes superhéroes de la historia del comic-cine; de hecho yo estaba revisando las películas con la intención de escribir un artículo similar al tuyo como conmemoración de la muerte de Ledger y tributo a este personaje que curiosamente en 6 entregas ha sido dirigido por 3 directores, aprovechando que, tal como indicas, pronto estrenarán la que se supone será uno de los mayores éxitos de taquilla del 2008: "El caballero oscuro".

Me alegro de que hayas sido tú el que lo ha escrito puesto que aportas algunos datos que desconocía, como el origen de la idea en la mente de Bob Kane, o la participación de Julie Newmar en la famosa serie pop art.

Quisiera también añadir que hay un corto llamado Batman Dead End, que mi amigo Machín me recomendó, que parece ser que a pesar de mezclar universos de culto tan dispares como Alien Vs Predator y Batman, resulta una digna adaptación tanto por la imagen de Jóker como por la del hombre murciélago.

De las demás películas, resaltar que en cierta medida el encanto de Batman reside tal como dices en los antagonistas, algo que a mí personalmente siempre me ha atraído, y cuando la nómina la integran los actores que mencionas, no es de extrañar que las de Burton y la de Nolan sean películas muy interesantes. Quizás por mi admiración por De vitto o simplemente por la bizarra escena en que Pfeiffer se "ducha allí mismo" delante de Pingüino tras haberse amenazado ambos con matar a las respectivas mascotas, mi favorita sea Batman Returns; aunque en dinamismo e incluso desarrollo de la historia Batman Begins se lleva en mi opinión la palma y Jack Nicholson y su "Do I look look like I'm joking", y sobre todo la banda sonora de Prince-Danny Elfman, hacen de la primera un clásico de los ochenta.

Bueno, dejo de enrollarme no sin antes lanzar al pozo de los deseos que nunca se cumplirán un lamento: ¿qué hubiese sido de Batman Forever si en lugar de T Lee Jones y Carrey se hubiese contado con actores a la altura de los predecesores, como por ejemplo De Niro como Dos-caras y Tim Roth como Enigma?...

Leviatan dijo...

Que gran reportaje tío…creo que ya te he comentado que tengo debilidad por Tim Burton, su cine siempre lleno de personajes y monstruos inadaptados. Me acuerdo cuando era aun más niñato que hoy, cuando en 1989 existía la Batmanmania, y llevaba al colegio mi camisa, chapas, las calcomanías con el logo del murciélago más famoso de todos los tiempos. Que recuerdos.

Me gusta mucho este héroe atormentado, la visión gótica y fantástica que hizo Burton sobre Batman en sus dos entregas, me parecen magistrales, tanto por la elección de actores como todo el conjunto en sí. Jack Nicholson como un Joker histriónico es impresionante, Danny de Vito como el pingüino, es muy poético su personaje, Michelle Pfeiffer como Catwoman…que morbo, por favor! y por supuesto la impagable banda sonora del maestro Danny Elfman.

Pero me duele mucho decirlo y reconocerlo, pero de todas las películas sobre el hombre murciélago que se han hecho, me quedo con Batman Begins. Yo soy un seguidor de comics de toda la vida, y el maestro Nolan es que ha sabido adaptar mejor que nadie la tortuosa psicología del personaje.

Batman Begins es espectacular, muy elegante, vemos porque Bruce Wayne un “Christian Bale espectacular”, se convierte en ese personaje justiciero, vemos un Gotham sumido en un caos absoluto…lo único que sobra de la película es la mujer de Tom Cruise porque el reparto es para quitarse el sombrero. Es un nuevo comienzo y Chistopher Nolan lo ha bordado.

Señores yo estoy deseando que venga la nueva entrega dirigida por este genio, además con el morbo añadido de ver al nuevo Joker interpretado por el desparecido Heath Ledger, en propias palabras del director, un papel el de Ledger que pasará a la historia del cine.

Supuestos amigos, ¿Quién se viene al cine a verla?

Y me voy ya que juega el Getafe…arriba el Geta!!!

Un saludo

Gitana dijo...

y SOLO VI LA PRIMERA PELICULA DE BATMAN... UUUUUUUU!!!! MALO MALO!!!!

Luis León Barreto dijo...

Documentadísimo trabajo de nuestro especialista en cine, que tiene una increíble capacidad de contar cosas

Rosario Valcárcel dijo...

Yo no conocía casi nada de Batman, sólo pequeñas anecdotas, quizás alguna película que no recuerdo. Ah la de Nickolson sí la vi.Me gustó mucho, también es que me cae muy bien el actor.
Y hablando de Heath Leader sí vi Brokeback Mountain y sinceramente sorprende porque la presentan como una película del oeste, y nada más lejos de lo que estamos acostumbrados a ver en las películas de westerns. Es un bellísimo relato de amor homosexual, lleno de los clásicos miedos que se puede sentir ante una relación que no se espera, ante las miradas de los demás,ante los prejuicios.