Eduvigis Hernández y otros suicidios

Existe una nueva promoción de escritores que viene pidiendo paso con determinación y calidad. Nacida en Uruguay de padre emigrante, Eduvigis reside en Canarias desde los 11 años; es crítico de arte, figura en algunas antologías y su primer libro se titula Muerte natural y otros suicidios. Se trata de un libro original, breve pero intenso, y fue publicado el año pasado por Baile del Sol. En él se recogen 13 historias casi reales sobre gente que decide voluntariamente abandonar este mundo. Un tema difícil con el que esta autora ha conseguido pequeñas piezas de lectura densa. Parece que en Uruguay son relativamente frecuentes los suicidios, igual que en ciertas zonas de las islas. En Oriente el suicidio forma parte de la civilización establecida y no genera deshonor ni alarma social, habría que preguntarse si en algunos lugares de Occidente sucede algo parecido. El enigma de la muerte voluntariamente decidida siempre está ahí, cada vez que nos enteramos de tan terrible suceso todos nos preguntaríamos por qué y casi nadie sabría la respuesta. Las historias que se cuentan están basadas en episodios reales. Como dice la autora, lo único cierto es el hecho en sí: los suicidios, consumados o frustrados, existieron o debieron existir. Todo lo demás es pura ficción, lo son la recreación de las circunstancias, sensaciones y pensamientos que envuelven a los protagonistas. Un libro breve, intenso, al que Dolores Campos-Herrero percibió escrito con esmerada lentitud, lo dijo en su blog poco antes de su muerte. Porque esta primera obra de Eduvigis se muestra una prosa concisa y meticulosa, matizada con gotas de ironía, la sabia distancia melancólica, los finales bien terminados. La vida como vacío, la tentación de cruzar al otro lado como definitivo alivio. No pretende la narradora formular hipótesis ni hallar respuestas. Los personajes se fueron apoderando de ella durante veinte largos años, hasta que quedaron plasmados en estas 69 páginas. La profesora Carmen Márquez señala que la escritora dispone a sus personajes en esa calma límite, momentos antes de tomar la fatal determinación.

El libro forma parte de esa nueva generación que abre cauces en las letras canarias. Nombres que ya empiezan a ser importantes, por su oficio, su sentido de la responsabilidad, su capacidad de trabajo y su escritura sostenida más allá de las modas, las depresiones pasajeras o los ninguneos a que nos someten cien mil circunstancias. Si este libro nos deja un toque agridulce en la conciencia ello se debe a que sus páginas están bien planteadas, describen una atmósfera bien resuelta. Personajes y autora han establecido sus complicidades, han caminado juntos, han puesto los cimientos, han construido el misterio.

Autor: Luis León Barreto

4 comentarios:

Rosario Valcárcel dijo...

Acertado el comentario de Luis.
La primera vez que leí un relato de Eduvigis comprobé que llena páginas de belleza, de color.
En "Muerte natural y otros suicidios", no sólo lo llena de muerte sino también de vida.

Gitana dijo...

Sabe???? Contigo estoy aprendiendo muchisimo... Y eso me encantaaaaaaa!!!!!

Roberto Samper dijo...

No he leído nada de esta autora que mencionas, pero tratando un tema tan romántico y que tanto me ha interesado siempre (como inspiración literaria) como es el suicidio, intentaré poner remedio a mi ignorancia cuanto antes.
Es curioso, cuando estaba en Londres y tenía tiempo después del trabajo para escribir algunas líneas pensé realizar también una serie de relatos con el suicidio como denominador común. Sólo terminé uno de ellos, y aún ahora no estoy del todo satisfecho ya que quizás un tema como ese deba al igual que hizo Eduvigis fraguarlo a fuego lento.

luis león barreto dijo...

el suicidio es una tentación perversa que en ciertas zonas del mundo está considerado incluso como salida digna u honrosa. Me alegro por la señorita Gitana, los que somos muy viejos siempre podemos mostrar algo a las nuevas generaciones. Un saludo para todos los que leen y comparten este blog.