Jimmy Stewart: El americano tranquilo

Hace poco recordábamos al gran Frank Sinatra en el décimo aniversario de su fallecimiento. Pues bien, hoy recordaremos a otro mito del cine en el centenario de su nacimiento, porque hace bien poco, el 20 de Mayo, se cumplían 100 años del grande, único e irrepetible James Stewart, uno de los mejores actores de todos los tiempos.



Jimmy siempre fue distinto, en una época en los actores de Hollywood se distinguían por ser héroes de una sola pieza (John Wayne, Clark Gable, Gary Cooper, Errol Flynn), Duros y cínicos galanes (Humphrey Bogart, Jimmy Cagney), o elegantes y sofisticados Comediantes todo terreno (Cary Grant). Era un cine en que los aventureros de nuevo cuño aun no habían hecho acto de presencia (Burt Lancaster, Kirk Douglas, Robert Mitchum, William Holden) así como tampoco lo habían hecho los nuevos rebeldes de Hollywood con un nuevo estilo interpretativo que mostrar y con el que conquistarían la pantalla años después (Marlon Brando, Monty Clifft, James Dean, Paul Newman, Steve McQueen, Robert Redford), pero por esa época había una raza que representaba en pantalla al americano medio sin mayor virtud que su sensatez, bondad , honestidad o integridad. Era la raza de Spencer Tracy, Henry Fonda, y como no, nuestro Jimmy. Un prototipo que años después encarnaría con brillantez Jack Lemmon, uno de los más reconocidos herederos de Stewart.

La mayor virtud de Jimmy es que parecía que no hacía nada, todo lo hacia fácil, pero sin embargo lo hacia como nadie y nadie sabia lo que hacia ni podía hacerlo. Era el hombre sencillo, intachable, honesto, honrado, trabajador, que no se doblegaba ante nada ni ante nadie y que siempre miraba al frente, como un héroe de a pie desgarbado y soñador, con una pizca de una especie de Don Quijote Yanqui en pos de la virtud del american dream. Trabajo con los mejores directores (Hithcock, Ford, Capra, Mann, Cukor,) y con los mejores actores y actrices (Fonda, Grant, Wayne, Hepburn, Tracy, Heston, Jean Arthur, Kim Novak, etc) y que decir de su amplia y larguísima filmografía repleta de títulos inolvidables (Caballero sin espada, que bello es vivir, el invisible harvey, vive como quieras, historia de Filadelfia, vertigo, la soga, el hombre que sabia demasiado, la ventana indiscreta, el hombre que mato a Liberty Vallance, etc).

Nacido en Indiana, Pensylvania, el 20 de Mayo de 1908, este altísimo americano medio que al principio quiso ser arquitecto dio con sus desgarbados huesos en un grupo de teatro aficionado en Indiana. De ahí al cine y de ahí a la gloria. Hitch dijo varias veces acerca de sus dos actores favoritos “Cary Grant era el hombre que quería ser, Jimmy Stewart era el hombre que era”. Capra nos conto “sin la presencia de Jimmy en mis películas, no hubieran tenido ni el 1% de la credibilidad y emotividad que tienen. Él les insuflaba vida con su estilo interpretativo y su entrega a prueba de bomba.” Jimmy era un tipo que caía bien a todos sus directores y compañeros, discreto, honrado, hacía su trabajo sin rechistar y luego se marchaba a su casa, etc. El antidivo por excelencia.

Joder, Jimmy, si al final no vas a tener ni un solo defecto ni nada. Ah, se me olvidaba, en el currículo del tipo esta también el ser un héroe condecorado en la segunda guerra mundial, un oscar por historias de Filadelfia, multitud de nominaciones, un oscar honorífico, miles de obras benéficas, etc.

No, si al final va a ser cierto. Como Jimmy, ningún otro. Solo una pequeña recomendación: ver algunas de sus maravillosas películas de su amplia filmografía de este tipo alto y desgarbado que parecía que no hacía nada y luego lo hacía todo.


Les hablo Mister Lennon, desde Strawberry Fields.

3 comentarios:

Rosario Valcárcel dijo...

Estoy convencida que la biografía que nos cuenta Mr. Lennon sobre James Stewart no es la que se escribe para la prensa. De hecho la gran pantalla siempre refleja algo la personalidad del artista.

Muchas películas del oeste vi protagonizadas por él y otras que causaron un gran impacto como "La ventana indiscreta" pero quizás yo me quede con una película que mis hijos me enseñaron a amar, "Qué bello es vivir" Es una película que cuenta emociones,que no pasa de moda.
Dirigida por Frank Capra que también fue un genio con películas, como estas o una que mi padre siempre nombra "Vive como quieras". creo que ganó un Oscar.

Gracias Mr. Lennon por acercarnos a esos recuerdos.

Mister Lennon dijo...

Gracias, Rosario. Sin duda James Stewart es un actor que merece ser recordado por su peculiar estilo interpretativo y su impecable carrera, repleta y repleta de peliculas e interpretaciones memorables.

Tanto "Que bello es vivir" como "Vive como quieras" son dos de sus peliculas más conocidas, las dos firmadas por Frank Capra, y la segunda gano el oscar a la mejor pelicula en 1938. Yo personalmente, me quedo con titulos dirigidos por Capra, por Hitcock y por Ford, aunque tambien los que realizo junto a Anthony Mann fueron sin duda memorables tambien.

Roberto Samper dijo...

Siempre he tenido dudas acerca de cuál es mi actor favorito, pero también he tenido claro que James Stewart es un firme candidato a serlo. Todas esas películas que has nombrado y las colaboraciones con aquellos genios del cine que mencionabas, hacen que pocos puedan presumir de curriculum ante él.

Para colmo es un actor que encandilaba a los directores y hacía que casi siempre le incluyesen en posteriores películas, lo que demuestra también que debía ser fácil trabajar con él, aunque he oído que Hitchcock dejó de contar con Jimmy a raíz del resultado en Vértigo, que no satisfizo al genio de Leytonstone, demostrando el paso del tiempo que hasta las leyendas como Hitch se pueden equivocar.

Un gran y merecido recuerdo a una de las más importantes figuras del cine.

Por cierto, "Vive como quieras" le gusta tanto a mi abuelo que suele decir siempre "¡Qué horror!" del mismo modo que el profesor de danza lo hace en esa película cuando le comentan que va a haber una actuación del "Ballet de Montecarlo". Esa exclamación ha pasado de la joya de Capra a mi abuelo y de ahí a todos los familiares y muchos amigos, que en ocasiones ni tan siquiera habían gozado de ese film.