El Perfume



Tener el sentido del olfato es un privilegio, poder oler cualquier cosa. El aroma del café recien echo, los pétalos de las flores cuando se deshacen al correr a su paso, el pelo de tu amante al despertarse por la mañana…el olor a sexo.

Es una suerte poder oler, pero también puede ser una maldición…y eso es lo que le ocurre a Jean-Baptiste Grenouille. La historia de Grenouille, "uno de los hombres más geniales y abominables de su época", transcurre en la Francia del siglo XVIII. Desde su nacimiento, Grenouille descubre y percibe el mundo a través del sentido del olfato, que tiene más desarrollado que el resto de las personas.

Pero por primera vez Grenouille descubre una fragancia desconocida hasta entonces. Siguiendo este olor misterioso que lo tiene hipnotizado, llega hasta una hermosa jovencita que prepara ciruelas; ávido por sentir el aroma que emana de ella, Grenouille acaba por estrangularla cuando ella lo descubre. A partir de entonces, el objetivo de su vida será poder conservar la fragancia más pura que había olido nunca.



Su ansia por descubrir nuevos olores y preservar la fragancia , hacen que Grenouille se interese por el arte de la destilación. Aprende a crear perfumes, a elaborarlos…es todo un arte. Su vida su existencia por fin tiene un significado y es crear un perfume por el cual sea venerado, un perfume capaz de esclavizar a toda una ciudad e incluso a ser amado como si fuera un nuevo Mesías.

El Perfume, de Patric Suskind es una maravillosa novela del año 1985. Fue llevada al cine en el 2006 de la mano del director alemán Tom Tykwer

Tanto la novela como la película son dos obras maestras. La tarea más complicada a la hora de adaptarla a la gran pantalla era, como adentrarnos en el mundo de los olores, como captar la esencia que se nos describe en el libro. Creo que el director hizo un gran trabajo, la película nos bombardea con un festín de imágenes, en donde nuestra imaginación se encarga de hacer el resto.



La Banda Sonora está compuesta por el director Tom Tykwer junto con Reinhold Heil y Johnny Klimek…bellísima, elegante, envolvente, misteriosa, lírica, absorbente. Adjetivos que se ajustan de la misma forma a la película.

Unas pálidas manos cortando las ciruelas, el cabello pelirrojo cayendo por el cuello, la respiración agitada de tu pecho escotado… Poseía un poder más fuerte que el dinero, el terror o la muerte. El invencible poder de dominar el amor de la humanidad. Sólo había una cosa que el perfume no podía hacer: No podía convertirle en una persona capaz de amar y ser amada como las demás.

Autor: Leviatán

3 comentarios:

Rosario Valcárcel dijo...

Aún no he leído la novela. La película si la vi y coincido contigo en que es envolvente, excitante y misteriosa. Diferente, aunque yo lo pasé mal en algunas escenas.
El protagonista seducido por el insólito mundo del olfato, por su poder convirtió a la humanidad en una anécdota.

Mister Lennon dijo...

No he visto ni la pelicula ni he leido el libro, pero segun el excelente articulo de Leviatan y su descripcion de la historia, pinta fascinante. A ver si veo la una y leo el otro algun día de estos.

Leviatan dijo...

Muchas gracias por tus comentarios Rosario, tanto en este reportaje como en el anterior. Es gratificante saber que personas como las que escriben en este Blog “y se que son profesionales de verdad”, valoren lo que escribe un servidor…yo intento escribir que no es lo mismo, no se si lo haré bien.

Rosario tu que has visto la película, “tienes que leer la novela” y sabes de que trata, ¿Qué harías con un don como el de Jean-Baptiste? Como dices convirtió a la humanidad en una simple anécdota… ¿y si tuvieras el perfume tu?


Saludos y gracias a todos por los comentarios