Día Mundial Sin Tabaco

Aprovechando que es el día mundial sin tabaco, me gustaría contribuir con esta campaña señalando los beneficios saludables en la reducción de su consumo.

Según la OMS, ésta es la primera causa EVITABLE de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo.

El grado de dependencia es incluso mayor al de la heroína, pero no es imposible desengancharse y aunque haya recaídas, se dice que se está más cerca de lograrlo cuantas más veces se haya intentado.

Por supuesto, lo mejor es no comenzar, máxime en esta sociedad en la que los peligros del tabaquismo no nos son desconocidos, pero si ya es demasiado tarde para eso, quizás algunos consejos puedan ayudar a cambiar esta situación.



Primero querría felicitar a las personas que dejaron de fumar pues cada día que pasa supone un reto, llega a ser una obsesión y resulta más complicado cuanto más tiempo se llevaba dependiendo de la nicotina. Además se ha relacionado la adicción con la edad de inicio en el hábito y se cree que la dificultad será mayor cuanto más joven se adquiriese este vicio.

Espero motivar a aquéllas que lo retomaron, a las que ni se lo habían planteado, a las que necesitan un pequeño empujón para conseguirlo, y a todas las que se den por aludidas porque aún siendo difícil, con voluntad se supera.

Estos son algunos de los beneficios que se producen a partir de que decidimos dejar de ser fumadores:

- Transcurridos sólo 20 minutos del último cigarrillo se vuelve a la tensión arterial y el pulso normal de cada individuo.

- Después de 12 horas los niveles de CO y nicotina se reducen a la mitad en sangre, eliminándose el primero al pasar 24 horas. A las 48 horas, con la desaparición total de la nicotina, el sentido del gusto y del olfato mejoran.

- El dolor de espalda decrece al dejar de fumar ya que el tabaco aumenta la fragilidad de los discos vertebrales y hernias discales.

- El riesgo de trombosis se reduce a los 3 días por la mejora de la circulación sanguínea.

- A las 8 semanas el deseo de fumar desciende significativamente, la capa amarillenta de los dientes disminuye, están más blancos, con las encías más sanas y el riesgo de perder piezas es menor, al igual que las infecciones, úlceras de estómago y gastritis.

- Si lo conseguimos, transcurridos los primeros 9 meses notaremos un incremento de la forma física al igual que una mejora en nuestra circulación y función pulmonar, reduciendo la tos, la fatiga y la sensación de ahogo.

- En comparación con alguien que no lo haya dejado, al terminar el año nuestro riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares disminuye un 50% y el de padecer cáncer de pulmón se reduce de igual manera a los 10 años, quedando sólo 5 más para igualarnos a una persona que nunca ha fumado.

También hay que tener en cuenta el ahorro económico, que podría alcanzar los 550-1000 euros al año, la mejora de autoestima debida al logro que supone vencer una adicción tan perjudicial; y otras razones, ventajas o estímulos que nos ayuden a la deshabituación de esta droga, que aun siendo legal, produce más de 50.000 muertes cada año en España.

Para concluir, quisiera recordar que se puede contar con ayudas de asociaciones, de personal sanitario y de nuestros familiares y amigos. Al fin y al cabo nunca es tarde para mejorar nuestra calidad de vida y estudios demuestran que aún a los 65 años de edad, se podría incrementar en 4 años nuestra longevidad.

Les dejo con algunos videos de la campaña de este año de la Unión Europea y un enlace a un videojuego de la consola Nintendo DS concebido para ayudarnos en esta difícil tarea.

Autora: Julieta Feliu

Fuentes bibliográficas:

Campaña "Reduce hasta dejarlo" y otras, de los Laboratorios Pfizer.
Campaña "Realidades, mitos, efectos, tipos...de drogas" del Ministerio de Sanidad y Consumo
Protocolo de deshabituación del tabaco de Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza

10 comentarios:

luis león barreto dijo...

Excelente defensa del sintabaquismo a cargo de una joven que de cuestiones sanitarias debe saber un montón. Es genial que el blog se expanda y cruce el charco, pues así somos más y pensamos mejor.

Anónimo dijo...

Hace 12 días que dejé de fumar y realmente me arrepiento, ME ARREPIENTO DE NO HABERLO DEJADO ANTES, DE HABER ESTADO 10 MESES ENVENENÁNDOME con el "genuino sabor americano", ¡qué bien me encuentro ahora! Ni taquicardias, ni mareos, ni embotamientos, ni fatiga, todo provocado por la búsqueda de la tranquilidad, por huir del estrés...

Gracias por la información que anima a seguir alejado de ese veneno, y muy buena la idea de incluir los videos de la campaña de la UE, no se me habría ocurrido... Saludos

Mister Lennon dijo...

Pues felicidades a Julieta por este gran post que te hace más que reflexionar sobre la inutilidad del vicio del tabaco. A los que tenemos el vicio minimamente bajo minimos, nos hace el plantearnos más que seriamente el dejar ese pitillo que nos fumamos cada dos o tres meses.

Buen y documentado trabajo, congratulations, Julieta.

Anónimo dijo...

Este comentario me hace pensar lo inutil que somos los seres humanos en no saber nuestros propios limites del cuerpo humano. GRACIAS.

Roberto Samper dijo...

Gracias por animarte a participar en el Arca de Sofía y por aportar esa visión positiva de la vida que tienes, incluso cuando se trata de un tema como este de las drogas que invita muy poco al optimismo.

Además me consta, y como prueba de ello sirve la bibliografía que has incluído, que ejerces tu profesión de un modo integral, sin conformarte con los métodos tradicionales o el simple comercio de fármacos, sino yendo más allá e intentando ser un punto de apoyo y consulta para quienes tienen problemas de salud.

Espero que éste sea el primero de muchos trabajos acerca de los peligros en materia sanitaria con los que convivimos sin prestarles demasiada atención.

En mi opinión el mejor modo de combatir el tabaquismo sería añadir a estas campañas de concienciación de fumadores activos y potenciales, una subida drástica de los precios mediante gravámenes que posibiliten mejoras en sanidad y educación y hagan más difícil el consumo habitual.

Un beso.

Rosario Valcárcel dijo...

No sé, no sé. Si el subir el precio sería una buena idea. Yo creo que entre más difícil lo pongamos, más atractivo tiene.

A Vd. Sr. Samper, precisamente creo haberle oído alguna vez que lo del tabaco, que es una droga más y que está demostrado que es mortal, no habría que sancionarla por su uso. Y por lo tanto, según sus propios argumentos, tampoco habría que ponérselo difícil al usuario.


Creo que Julieta ha hecho lo adecuado. La vía de información. Los adultos son libres, aunque el término adulto a veces sea poco preciso. Otro cantar es el altísimo tanto por ciento de menores de edad que fuman.

Felicidades a Julietta por mostrarnos este informe. Seguro que habrán muchos más en esta línea.

Un abrazo apretado.

Mister Lennon dijo...

Como parte activa que fui en el bando del señor Roberto Samper en el debate que mantuvimos no hace mucho con el señor Alfonso Samper, pues tendre que decir algo por alusiones directas , ya que la opinion del señor Roberto Samper coincidia con la mía en aquel tema.

El tabaco es una droga más, como lo es el alcohol, la marihuana, la cocaina o la heroina.Y como pueden llegar a serlo el sexo o el juego. Pero la clave es la siguiente: que todas esten legalizadas y se permita su consumo. Ese punto es basico para acabar con el trafico de drogas y con los camellos y capos mafiosos que se nutren de este negocio.

Una vez aclarado ese punto, decir que a partir de ahi lo que hace falta es informacion sobre las mismas, para que la gente obre en consecuencia y sepa que si bien tienen la libertad de elegir su consumo o no, sepan que es algo que va contra la salud y que resulta totalmente pernicioso, adictivo y nefasto. Como por ejemplo el completo e ilustrativo informe de Julieta que demuestra lo maligno del tabaco, como droga que es.

La legalización y la información me parecen claves en este tema.

Alfonso dijo...

Continuando el pequeño debate sobre las drogas de hace unas semanas, nunca he sido partidario de la represión como solución a ningún problema social. Pero ¿cómo concretamos la solución práctica del problema? ¿En qué orden actúa la sociedad? ¿primero informa y después legaliza? ¿Al mismo tiempo? ¿O primero legalizamos? En fin, no es sencillo, y ni el ejemplo holandés defendido por Roberto es tan ideal, pues ni la cocaína, ni la heroína ni el éxtasis están legalizados en Holanda, y son esas, y no la marihuana, las más consumidas en España.

Insisto una vez más en la educación, y no entendida únicamente como dar información sobre los riesgos del consumo para la salud, sino en analizar y atacar las causas del fracaso social que convierte a los ciudadanos de una opulenta sociedad en adictos a sustancias mortíferas.

Queen Galadriel dijo...

Estos datos sobre el tabaco me han asustado un poco, pero está bien que se hable de ello.
Gracias por aconsejarme siempre si debo tomar una cosa u otra.
Me alegro de que vayas a ser la precursora de una nueva sección en este blog, que estoy segura dirigirás con éxito y ayudarás a todos a llevar una vida menos tóxica y más sana.
Un besico enorme.
O, un besico, enorrme!.

Queen Galadriel dijo...

Gracias a todos los anónimos, e identificados que participan con sus comentarios.