Pablo Neruda

Aunque esta entrega de poesía semanal debió ser publicada ayer, creo que la ocasión bien merece la espera, ya que hoy dedicaré el espacio a uno de mis poetas favoritos y seguramente uno de los más importantes de la literatura contemporánea: Pablo Neruda (1904 - 1973). Como compensación además haré una oferta más propia de supermercado que de blog y obsequiaré a los visitantes con tres poemas, dos pertenecientes a su obra cumbre: el famosísimo número 20 y el también maravilloso número 16 y otro quizás un poco menos conocido pero igual de interesante.

Por ese motivo, no sin antes recomendar la película italiana ,"El Cartero y Pablo Neruda" y el repaso a su biografía, no ahondaré en la vida de un autor harto conocido y mundialmente valorado, sino que les remitiré directamente a la lectura de su magnífica obra.

No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

POEMA 16... EN MI CIELO AL CREPÚSCULO ERES COMO UNA NUBE...

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube
y tu color y forma son como yo los quiero.
Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces,
y viven en tu vida mis infinitos sueños.

La lámpara de mi alma te sonrosa los pies,
el agrio vino mío es más dulce en tus labios:
oh segadora de mi canción de atardecer,
cómo te sienten mía mis sueños solitarios!

Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa
de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda.
Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo
estanca como el agua tu mirada nocturna.

En la red de mi música estás presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo.
Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto.
En tus ojos de luto comienza el país del sueño.


POEMA 20... PUEDO ESCRIBIR LOS VERSOS MÁS TRISTES ESTA NOCHE...

Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
Pablo Neruda

Autor: Roberto Samper

3 comentarios:

polluelo dijo...

Romantiku....

Anónimo dijo...

Muy bonito....no pierdas la costumbre de colgar algunos poemas de Neruda de vez en cuando....Y para cuándo uno de los tuyos?? Pero que no sea muy tétrico....

Anónimo dijo...

Dicen que cuando Neruda escribió los Veinte poemas...era un joven que empezaba a conocer el mundo.

Pero creo que si nos referimos al mundo del amor, ese lo conoció mucho antes. Su poesía nos lleva del extasis a la angustía, del cielo al infierno. "Es tan corto el amor y tan largo el olvido...

Pero su amor, no es el amor de un poeta, de un ser especial, es el amor de los humanos. Ese amor del sufrimiento y de la desilusión. Del sueño, del esplendor. Del amar o morir.

Un gran acierto los poemas que nos has regalado. Gracias.