Pino Ojeda y Juan Francisco Santana

¡Cómo quisiera ser tus pequeñas cosas!
El aire que te roza y te acaricia.
El polvo que te sigue y se te posa…


“Niebla de los sueños” de Pino Ojeda.


Se dice que existen dos formas de conocer la vida de un autor a través de lo que él o ella dice o a través de lo que cuentan los demás.

En este caso Pino Ojeda y nosotros hemos tenido suerte porque Juan Francisco Santana ha estudiado su obra, ha recopilado sus escritos con el temblor del cariño, con un deseo apasionado de comunicarnos sus curiosidades históricas, las anécdotas, las reflexiones. Historias narradas de boca en boca, realidades felices y dolorosas.

Ha construido a través de los años la magia de una mujer polifacética, como él la define en una biografía que titula “Pino Ojeda, pintora y poeta”. Una historia grande porque perteneció a una mujer grande con un registro sentimental, humano e intimo, llena de emociones, de iniciación de la vida.

El libro “Pino Ojeda, pintora y poeta” aborda con un lenguaje claro su psicología su pensamiento diáfano. Diferentes perspectivas, la infancia, su gran pasión por los sueños, las circunstancias que marcaron su vida desde el mismo momento de su nacimiento, de sus padres, los años de la guerra. De aquella época en que las mujeres avanzaban en silencio.

Recoge documentos escritos de amigos, de la amistad que tanto valoraba. Su cariño por Justo Jorge Padrón, por Gerardo Diego, Juan Ismael, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, Sebastián de la Nuez, o Gloria Fuertes, entre otros muchos. Y el amor a su marido del que enviudó a los 22 años y siempre guardó en su corazón; destaco este “in memoriam”

Acaso sea el último dijeron
Tus labios temblorosos,
Dejándome sabor de besos rotos….



Quiero señalar también unos versos que Juan Francisco rescata, un poema inédito con registro que roza el erotismo, aunque al final ella siempre fundía la emoción con el sentimiento del amor.

Déjame colgar mi corazón
en un gajo de tu cuerpo
vieja higuera…


El autor nos relata con rigor y sentido del humor diálogos intensos entre él y Pino, entre sus almas. Su recorrido profesional, sus trabajos, sus días de agonía y sus horas maravillosas. Al mismo tiempo que nos va descubriendo sus obras poéticas, cuentos y piezas teatrales, sus trabajos inéditos. Nos relata sus exposiciones no sólo en algunos lugares de Europa sino también en Estados Unidos. Pino fue una mujer que se adelantó a su tiempo, fue valorada fuera de España, alcanzó muchos premios con su obra poética y pictórica. Es merecedora de la perennidad.

Luis León Barreto, prologuista del libro dice: el pecado de Pino fue haber nacido en una época poca propicia, pues a pesar de sus muchos méritos la sociedad patriarcal y machista de Canarias no valoró lo suficiente su poesía honda… ni esa pintura fruto de una ensoñación poderosa que expresa como pocas la fuerza del volcán, la profundidad del mar…

De todas formas a partir de ahora cuando hablemos de Pino Ojeda habrá que referirnos a la biografía escrita con imágenes y palabras de Juan Francisco Santana, profesor de Geografía e Historia y gran conocedor del Pueblo de San Lorenzo, en la que basó su tesis doctoral y lleva mucho tiempo reivindicando su memoria histórica.

Un magnífico documento de ediciones Anroart que contiene un CD de pinturas y fotografías del que debemos estar orgullosos por su técnica literaria porque transmite melancolía y armonía, acontecimientos significativos de la vida de Pino contados con detalle, el goce de los sentidos ordenados con gran belleza, con la estética de su poesía, de su pintura.

www.municipiodeSanLorenzo

Autora: Rosario Valcárcel