El insomnio y otros trastornos del sueño

El sueño es necesario para la vida y además un componente esencial para la salud, por el cual, nuestro cerebro, a partir de una serie de procesos bioquímicos, es capaz de estar despierto al día siguiente.

Cuando dormimos, atravesamos normalmente 5 fases: estadios 1, 2, 3, 4, que forman parte del sueño no REM, y el sueño REM:

Estadio 1 o sueño ligero, conciliación del sueño. Los ojos se mueven lentamente, escasa actividad muscular. Muchos experimenta una sensación de caída que precede a las rápidas contracciones musculares llamadas mioclonías.

Estadio 2, se detiene el movimiento de los ojos, la actividad del cerebro se retarda, la temperatura corporal desciende y la respiración es regular.

Estadios 3 y 4 o sueño profundo, la fase más reparadora. No hay movimientos de ojos ni actividad muscular. Si se despierta alguien durante esta fase se suelen sentir desorientado.

Sueño REM, (rapid eye movement) los ojos se mueven rápidamente, en varias direcciones, la respiración se hace más rápida e irregular. Aumentan los latidos y la presión arterial, y los varones experimentan erecciones. Desempeña un papel importante en la memoria y en el aprendizaje; además esta etapa presenta la mayor parte de la actividad onírica.

El sueño sigue un ciclo regular cada noche, en el primer ciclo, el sueño profundo es más largo que el REM, aunque a medida que avanza la noche, el REM va incrementando y los periodos de sueño profundo se acortan. Normalmente se producen 4 ó 5 ciclos durante la noche que duran un promedio de 90-110 minutos.

Existen más de 70 tipos de trastornos del sueño, siendo los más comunes el insomnio, la apnea del sueño, el síndrome de piernas inquietas y la narcolepsia.

En la apnea del sueño, la respiración se interrumpe mientras dormimos. Por lo general, estas pausas duran 10 ó 20 segundos. Se relaciona con la obesidad y la disminución del tono muscular por causa de la edad. La traquea se puede cerrar al haberse relajado los músculos durante el sueño, bloqueando el paso del aire hacia los pulmones y descendiendo el oxígeno en la sangre. Suele causar fuertes ronquidos pero esto no significa que todas las personas que roncan lo sufran. La prueba realizada por el especialista en estos pacientes es la polisomnografía.
Cuando es una apnea del sueño leve se les aconseja perder peso, evitar dormir boca arriba y no tomar sedantes ya que podrían impedir que se despierten lo suficiente para poder respirar, además hay mecanismos especiales y cirugía para corregir estas obstrucciones.

El síndrome de piernas inquietas es hereditario, más común en ancianos aunque puede aparecer a cualquier edad. Se caracteriza por el deseo irresistible de mover las piernas para aliviar lo que algunos pacientes describen como una sensación de que algo se arrastra, trepa por sus piernas y pies, pinchazos, hormigueo y ardor. En algunos casos, puede estar relacionado con otras condiciones como el embarazo, la diabetes o la anemia.

La narcolepsia se asocia a lesiones cerebrales por un traumatismo cerebral o una enfermedad neurológica provocando episodios de sueño, repentinos e involuntarios, mientras se está despierto, aun habiendo dormido lo suficiente durante la noche. Pueden durar varios segundos o hasta media hora. La terapia medicamentosa varía a medida que cambian los síntomas de este trastorno crónico, y se debe acompañar de unas normas y conductas individuales según las necesidades de cada paciente. Por ejemplo, las siestas durante el día pueden reducir la somnolencia excesiva.

Un problema muy frecuente de los trastornos del sueño, es el insomnio, nos resulta difícil conciliar el sueño o nos despertamos varias veces en mitad de la noche, y al despertar, nos sentimos cansados, repercutiendo en nuestras tareas del día.

No es una enfermedad sino un síntoma debido a diversos factores:
Condiciones ambientales como el ruido, calor.
Alteraciones emocionales, psíquicas (ansiedad, depresión) se le atribuye cerca del 40% del insomnio crónico.
Fisiológicas o derivadas por uso o privación de fármacos, sustancias excitantes, etc

Algunas sugerencias conductuales que pueden mejorar la calidad y la cantidad de sueño serían:

1. Establecer un horario regular tanto al acostarse como al levantarse, sólo dormir lo necesario, intentar no permanecer en la cama más de 8 horas, no comer, beber, trabajar o ver la TV en ella y limitar la siesta a media hora.

2. Medidas relajantes, aprender a no pensar en las obligaciones del día siguiente, música suave, un baño caliente, ejercicios como el yoga, leer, evitar mirar el reloj para no ponerse más nervioso.

3. Si consideramos que ha transcurrido demasiado tiempo y permanecemos despiertos, sería mejor levantarnos, salir de la habitación y realizar actividades que nos induzcan al sueño o medidas relajantes durante 10 minutos.

4. Ejercicio físico al aire libre, suave y al menos 4 horas antes de acostarse. También puede favorecernos un paseo relajante.

5. Evitar las infusiones o bebidas estimulantes, café, té, cola, entrada la tarde y comidas copiosas o frugales próximas a la hora de acostarse. El alcohol no ayuda a dormir y provoca un sueño no reparador y de mala calidad.

6. Alimentos ricos en triptófano, un vaso de leche o un plátano una hora antes, podrían ayudarnos a conciliar el sueño.

7. Lograr un dormitorio con un ambiente óptimo para descansar, una temperatura y ventilación adecuada, sin ruido, oscuro y una cama cómoda

8. Crear una rutina antes de acostarse: cepillarse los dientes, orinar, poner el despertador…

Les dejo con este cortometraje en el que el pato Donald sufre insomnio. Espero que les guste. Buenas noches.



Bibliografía:
Página Oficial de OFFARM
Protocolos de actuación farmacéutica “Insomnio y Farmacia Comunitaria”
Insomnio: abordaje desde la farmacia, de laboratorios Esteve
Consulta de Indicación Farmacéutica, actuación del farmacéutico en la resolución de los trastornos leves de salud; N Floro Andrés Rodríguez; Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra.
Protocolos de Indicación Farmacéutica y Criterios de Derivación al Médico en Síntomas Menores
Medlineplus
National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS)

Autora: Julieta Feliu

6 comentarios:

polluelo dijo...

Añadiendo algunos:

Hipersomnias como el sindrome de Kleine Levin,que es un exceso de sueño durante el día y suele apararecer en varones adlescentes con transtornos de conducta debidos al consumo excesivo de alcohol,sedantes o hipertiroideos asi como la bulimia.
Parasominia: Transtorno funcional del sueño,que puede cursar hasta con 5 sintomas pesadillas terrores nocturnos somniloquia(hablar en sueños),sonambulismo y enuresis(orinarse en la cama)

Luis León Barreto dijo...

para los que padecemos insomnio, que al parecer somos un porcentaje importante de la población, intentar relajarse y dormir a veces resulta una tarea difícil. Los consejos de la srta Feliú son interesantes, y prometo intentar ponerlos en práctica.

Roberto Samper dijo...

Aunque no sea precisamente una de mis películas favoritas, me maravilló el modo en que "El club de la lucha" reflejaba el insomnio... esa sensación de que al estar despierto no eres dueño de tus actos, ese no poder dormir y estarte durmiendo en todo momento, la disociación de la realidad y los viajes oníricos debido, en ese y muchos casos, a trastornos psicológicos y crisis de autoestima me pareció uno de los momentos rescatables de una película que por lo demás me prometía mucho pero no terminó de convencerme.

Por supuesto, estos consejos y la explicación que haces del interesante tema del descanso y el sueño aparte de responder a algunas preguntas que me hacía sobre el REM y el no REM, sirven para que recuerde que a veces la rutina puede ser beneficiosa, al menos cuando se trata de no pasarse noches en vela mirando el despertador.

Un beso.

Queen Galadriel dijo...

Desde hace algunos años, y según qué temporadas padezco trastornos de sueño, y sé bien lo que estar en pie sin apenas haber dormido. Me gustaría que algún día dedicásemos un post a los remedios para el maldormir. Un Besico.

Queen Galadriel dijo...

Jo, Julieta perdóname, escribí el comentario antes de haber leído el post entero. Se me pasó el truco de pulsar en "leer más" para leer el artículo completo. Gracias por los consejos. Yo hace poco que me he bajado unos cursillos de yoga y me están viniendo genial. Ya te contaré. Buenas noches!

vicodin dijo...

Dormir es una función vital para nuestro organismo, a través de el recuperamos las energías perdidas durante el día. Aunque el insomnio puede tener muchas causas, como enfermedades que causan dolor como la artritis, artrosis o cáncer. Además la ansiedad, el estrés, cenas abundantes, consumo de tabaco y alcohol, etc. Es mejor acudir a un doctor para que determine la causa del insomnio y seguir el tratamiento indicado.